Las Subastas

Algunos lances del juego se resuelven mediante "subastas", entendiendo por ello que varios jugadores ofrecen mercancías, bien simultaneamente o bien secuencialmente, para obtener el mejor postor algún beneficio. Dicho así incluso la declaración de puntos de influencia del juego Kremlin podría entrar en esta definición.

Pero este no es un juego de subastas, al estilo Ra o Offrandes, donde todo gira a su alrededor y son casi un fin en sí mismas. En MIL(1049) son una herramienta de jugabilidad para resolver ciertas situaciones de manera inmediata y dependiendo solamente del mérito de los jugadores. En otros casos suplen el proceso de negociación típico de ciertos juegos diplomáticos. Había otros sistemas más convencionales para hacerlo, como lanzamientos de dados con modificadores, acumulación de algún tipo de puntos, etc. Pero lo que quería era rapidez, emoción, faroleo y cierta dosis de imprevisibilidad sin azar.

Por ello hay varios tipos diferente de "subastas", en sentido amplio. Este es, en realidad, el hecho que más complica el juego.
En las Bodas los jugadores ofrecen dotes en su puño cerrado para intentar casar a sus hijas solteras.
En las ceremonias de vasallaje el vasallo se resiste primero (ofreciendo influencia y oro) y luego el pretendiente a Señor tiene la opción de superar esa oferta si quiere hacerlo vasallo. De hecho es una negociación encubierta entre los jugadores implicados, una negociación que se resuelve en segundos.
Para construir un Castillo se usa una subasta a una vuelta (comienza y acaba el mismo jugador). Ello proporciona incertidumbre durante la construcción de los Castillos, nunca sabes cuanto te van a costar, lo que de otro modo sería una acción mecánica.
En las batallas los jugadores, además de los soldados y castillos, pueden aumentar su fuerza de combate gastando comida e influencia ocultos en sus puños. De este modo todo combate tiene un riesgo y, pase lo que pase, siempre es por mérito propio.
Durante la fase de Curia todos los jugadores ofrecen oro oculto en sus puños a la Iglesia para construir la Catedral. Los que más dan más prestigio ganan.

(* en cada caso aparecen los tipos de recursos que se pueden usar)

¿Estan justificados tantos tipos de "subastas"? La intención es que el juego no sea repetitivo y tenga sabor temático. Pol Cors, el editor, lo explicaba muy bien en un hilo de la BSK:

" Como editor me encontré muchas veces en el punto de intentar crear un tipo de subasta genérica para todo.

Pero realmente todas ocurren por algún motivo. Y es difícil cambiar algo que refleja muy bien lo que ocurría sin perder encanto (aunque ganes sencillez).

En las bodas se paga básicamente comida (había dotes con oro pero quedaban relegadas a la alta nobleza a y reyes. El resto de mortales con cerdos bien gordos estaba contento).

Para los castillos, se trataba de conseguir una fuerza de trabajo, que era única en la provincia y solo podían hacer uno a la vez van a quien pague más. Gente de la calle para quien la influencia no sirve. Solo quieren recursos "reales".

Para los ataques, pues la comida representa mercenarios que pagas y la influencia los aliados que puedes conseguir que te ayudan (en esas épocas, sobre todo en años de hambruna, una comida al día era casi suficiente para tener "mercenarios". (muchedumbre con palos básicamente).

Para los vasallajes, se desarrollaba todo en la corte, sin realmente movimiento de tropas. Eran temas más calmados y de influencia y dinero. Por ello se utilizan esos recursos.

La iglesia era muy tiquis miquis. Que los campesinos les diesen cerdos gordos les iba bien... pero con los nobles ya no tenían remilgos... oro y poco más.

Después de saber porqué ocurre todo, que todo está basado en "hechos reales", la última cosa que quieres hacer es perder esa esencia que tiene el juego. Aunque sea a costa de dejar una dificultad elevada." 

*******************************************************************************************************

POST DATA y RECAPITULACIÓN (editado  8-II-2016)

Todo lo dicho anteriormente ha sido sometido a revisión a causa de la dificultad, tal vez innecesaria, que para algunos jugadores suponia la existencia de diversas mecánicas de subasta. Por ello hemos reformulado las reglas para unificarlas y así hacer el juego menos complejo, sin perder su esencia.

Se explican las razones en este enlace.

Para descargar la última versión de las reglas ir a este enlace.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar tu comentario aquí: